La «Coma asesina» o «coma criminal» —como la denominó la Fundéu— son dos formas de nombrar a la coma que se encuentra entre sujeto y predicado. Aunque su uso esté desaconsejado —por diferentes motivos que esgrimiremos más adelante—, no es difícil encontrarnos con este «desubicado» signo de puntuación en programas de televisión, artículos periodísticos o, cómo no, en el maravilloso mundo de Internet.

No obstante, también cabe mencionar que, gracias a esta última plataforma, se ha podido extender la campaña contra este uso indebido de la coma. Cada vez son más los usuarios que colaboran para lograr sensibilizar a quienes, por no atender mínimamente a la Ortografía, vilipendian la sintaxis del español. Por este motivo, en diferentes obras de la Real Academia Española, como El buen uso del Español, la Nueva Gramática de la Lengua Española o el Diccionario Panhispánico de Dudas, se ha reservado un epígrafe para los usos indebidos de la coma. En el último de ellos aparece lo siguiente:

«Es incorrecto escribir coma entre el sujeto y el verbo de una oración, incluso cuando el sujeto está compuesto de varios elementos separados por comas: Mis padres, mis tíos, mis abuelos, me felicitaron ayer. Cuando el sujeto es largo, suele hacerse oralmente una pausa antes del comienzo del predicado, pero esta pausa no debe marcarse gráficamente mediante coma: Los alumnos que no hayan entregado el trabajo antes de la fecha fijada por el profesor || suspenderán la asignatura.» («coma». Diccionario panhispánico de dudas)

Como era de esperar, también hay algunas excepciones en el uso de la coma; así pues, no debemos confundir el uso indebido de la coma con la coma del vocativo —véase la oración Juan, dime qué hora es—, cuando se introduce una oración subordinada adjetiva de relativo tras el sujeto, como en María, que es muy lista, no quiso acudir a la cita o cuando hablamos de una aposición explicativa: Dakar, capital de Senegal, es una de las ciudades más castigadas por el terrorismo.
Otra excepción, quizá con menos presencia en los medios, es la presencia de etcétera en el sujeto. De esta forma, en la oración Sus amigos, familiares, allegados, etc., estuvieron presentes en su despedida no se está haciendo un uso indebido de la coma puesto que se trata, según el DPD, de un uso excepcional de la coma entre sujeto y predicado.

Imagen vía FUNDÉU


En resumen, el uso de la coma entre sujeto y predicado se considera incorrecto; tanto si aparece inmediatamente antes del verbo o después de este —i.e., antes del objeto—, su uso se considera como no normativo. Sin embargo, como hemos explicado unas líneas atrás, hay cuatro excepciones: el vocativo, la oración de relativo adjetiva explicativa, la aposición explicativa del sujeto y cuando en el sujeto aparece etcétera, que siempre va seguido de coma.

Artículo original publicado en Unono.net por Rubén Conde.

Anuncios